Definitivamente, cuando se trata de publicidad “ una imagen dice más que mil palabras” , pero si la imagen no cuenta con la calidad correcta con la que su autor la creo, entonces, la imagen no dice nada y, por el contrario puede ser contraproducente a los fines para los que originalmente se creó. ...